Cuando el deportista es diagnosticado con una patología en la zona de la ingle, del pubis o de los músculos aductores debemos dar un manejo integral.

Cuanto mas tiempo pase con este problema púbico más complicado será resolverlo.

Recordemos los síntomas: Dolor en la ingle o en el pubis.

Puede haber dolor o molestia al pateo en el nado, al sentarse en la bicicleta, al correr o al patear también.

Daremos un margen de 6 a 8 semanas para resolver el cuadro de manera definitiva, esto no quiere decir que serán 2 meses sin ejercicio, ¡NO! , el ejercicio no debe de suspenderse, debemos modificar algún patrón o la carga de entrenamiento pero una de las principales causas de esta lesión es el desbalance muscular entre los aductores y los músculos abdominales por lo cual dejar de practicar ejercicio provocara retardar más el tiempo de recuperación.

Debemos recomendar las primeras dos semanas disminuir la carga física mediante un reposo activo. En esta fase el estiramiento es fundamental, el estiramiento puede ser la piedra angular de esta lesión.

Una vez pasada la fase aguda (fase de dolor) será conveniente realizar algún tipo de actividad aeróbica continuando con el bajo impacto. No debe haber dolor, esto es muy importante.

Después del trabajo aeróbico (trote, elíptica o natación por ejemplo) se deberá realizar un protocolo de fortalecimiento para abdomen, lumbares, cuádriceps, aductores y toda la cadena posterior (glúteo, femorales y pantorrilla) .

 Como se comenta enunciados arriba, el manejo debe ser integral. En la exploración inicial se valora la fuerza y la extensibilidad de los músculos, se valora el equilibrio entre músculos lumbares, glúteos, abdominales y aductores principalmente ya que estos músculos son los protagonistas de la lesión.

Una vez que se haya realizado la “evaluación muscular” es entonces que se propone el manejo individualizado de masaje y estiramiento, ya que en algunos deportistas podemos encontrar contracturada la zona lumbar y no así la glútea, en otros deportistas puede ser al contrario, es entonces que dependiendo de lo que se encuentre es que se sugiere estirar uno u otro músculo.

Prácticamente en el 100% de los casos encontramos acortado el músculo aductor, se percibe tenso y doloroso, es el principal músculo a trabajar mediante estiramiento y masaje, siendo entonces como se comenta arriba lo primero es el trabajo de estiramiento, después el trabajo aeróbico de trote por ejemplo y alrededor de la semana 4 podemos empezar con el de fuerza, siempre y cuando se hayan cumplido bien las etapas de estiramiento y se haya soportado bastante bien el trabajo aeróbico.

 Es entonces que las fases de progresión deportiva inician con el estiramiento, pasando por la aeróbica continuando con la de fuerza para poder reintegrar al deporte.

Vital la necesidad de que esta lesión se aborde desde el punto de vista del paciente, médico y fisioterapeuta y/u osteópata.

Categorías: Artículos