Semana 1 y 2:

No apoyar la pierna.

Permitir que la rodilla se inflame.

Cambio “en seco”  de parches / gasas colocados en la herida quirúrgica.

Cada 3-5º día, no aplicar pomadas, alcohol o merthiolate, no curaciones, no soplar; esperar a que seque con el aire (en caso de haber humedad) y colocar el parche nuevo.

 

Bañarse sentado y con la extremidad cubierta de plástico.

Ejercicios de cadena cerrada

La flexión de la rodilla está sujeta a la reparación con sutura del menisco.

Comenzando con la pierna estirada, deslice el talón sobre la cama hacia los glúteos todo lo que pueda, mantener 10 segundos y vuelva a estirar la pierna lentamente.

Realizar este ejercicio 20 veces cada 2 horas.

p1-fig1
p1-fig2

Talón siempre fijo a la cama

p1-fig3

Variante

Se puede ayudar con una toalla apoyada en la cara anterior del tobillo

p1-fig4

Talón siempre fijo a la cama

EJERCICIOS ISOMÉTRICOS

Con la pierna totalmente estirada, elevar y mantenerla así por 5 segundos; bajar la pierna y descansar 3 segundos.

Repetir esto 10 veces, 3-5 sesiones al día.

p1-fig5
p1-fig6

EL PIE ELEVADO, CON ANGULO DE 90° 

p1-fig5

No ejercicio de cadena abierta

Prohibido realizar movimientos de flexión con la rodilla suspendida en el aire.

Comenzar con Fisioterapia.

Semana 3 y 4:

Comienza a apoyar pierna con muletas o bastón, distancias cortas.

Ejercicio de cadena abierta (sentado)

Sentado en el borde de la cama o en una silla alta, con el muslo bien apoyado, se dobla la rodilla tanto como se pueda, hasta que el pie descanse en el suelo tratando de lograr un ángulo de 90°. Se mantiene por 5 a 10 segundos y después se extiende la rodilla. Realizar este ejercicio 20 veces cada 2 horas.

p1-fig8
Categorías: Protocolos