Semana 1 y 2:

No apoyar la pierna.

Permitir que la rodilla se inflame.

Cambio “en seco”  de parches / gasas colocados en la herida quirúrgica.

Cada 3-5º día, no aplicar pomadas, alcohol o merthiolate, no curaciones, no soplar; esperar a que seque con el aire (en caso de haber humedad) y colocar el parche nuevo.

 

Bañarse sentado y con la extremidad cubierta de plástico.

Ejercicios de cadena cerrada

La flexión de la rodilla está sujeta a la reparación con sutura del menisco.

Comenzando con la pierna estirada, deslice el talón sobre la cama hacia los glúteos todo lo que pueda, mantener 10 segundos y vuelva a estirar la pierna lentamente.

Realizar este ejercicio 20 veces cada 2 horas.

p1-fig1
p1-fig2

Talón siempre fijo a la cama

p1-fig3

Variante

Se puede ayudar con una toalla apoyada en la cara anterior del tobillo

p1-fig4

Talón siempre fijo a la cama

EJERCICIOS ISOMÉTRICOS

Con la pierna totalmente estirada, elevar y mantenerla así por 5 segundos; bajar la pierna y descansar 3 segundos.

Repetir esto 10 veces, 3-5 sesiones al día.

p1-fig5
p1-fig6

EL PIE ELEVADO, CON ANGULO DE 90° 

p1-fig5

No ejercicio de cadena abierta

Prohibido realizar movimientos de flexión con la rodilla suspendida en el aire.

Comenzar con Fisioterapia.

Semana 3 y 4:

Continuamos con la flexión limitada a 60°.

Semana 5:

Rodillera graduada a 90°.

Inicia el apoyo con muletas.

  • Semana 1 del apoyo: 25% de su peso corporal. Utilizar ambas muletas.
  • Semana 2 del apoyo: 50% de su peso corporal.
  • Semana 3 del apoyo: 75% de su peso corporal. Utilizar 1 muleta o bastón.
  • Semana 4 del apoyo: 100% de su peso corporal. Sin muleta ni bastón.

Semana 6:

Flexión de rodilla a libertad.

Semana 8:

Puede iniciar con bicicleta estática por 20 minutos al día.

Categorías: Protocolos