Gran parte de las lesiones en el deporte son las musculares, dentro de ellas la lesión de la pantorrilla (tríceps sural) es muy frecuente. De las lesiones en el grupo muscular de la pantorrilla las del gemelo medial son las más frecuentes.

El gemelo medial o interno se origina en el cóndilo medial o interno de la rodilla y se inserta a través del tendón de Aquiles en el hueso calcáneo.

La función de los músculos de la pantorrilla es la de flexionar la rodilla y extender el pie (flexión plantar). Por ejemplo pararnos de puntas es gracias a esta musculatura la cual también es conocida como músculos del trepador. Los músculos de la pantorrilla en la bailarina, en el escalador, en el basquetbolista son muy exigidos ya que son deportes en los que se trabaja mucho de puntas.

Las lesiones más frecuentes del gemelo medial o interno son:

  1. Tirón: Sucede cuando las fibras musculares se elongan o se sobredistienden. Podemos encontrar líquido alrededor del músculo lastimado producto de la inflamación. Esta lesión no es un desgarre.
  2. Desgarre o rotura muscular: Se presenta después de un esfuerzo excesivo o cuando el músculo esta fatigado por esfuerzos repetidos llegando al punto de desgarrarse.

El desgarre tiene 3 grados.

1ºer grado: Menos del  5% del espesor del músculo.

2º grado: Compromete más del 5% del espesor del músculo.

3ºer grado: Ruptura de cerca del 50% o desinserción completa , habitualmente en este desgarre el manejo es quirúrgico.

 

Síntomas:

  • Dolor súbito en la pantorrilla (se siente como un puntapié o “piquete”).
  • Percepción de haberse presentado o sentido “un chasquido”.
  • Limitación para sostenerse de puntas.
  • Edema (inflamación) en la pantorrilla.
  • En caso de ser desgarre en la mayoría de las ocasiones se torna amoratada la región lesionada (equimosis).
  • Incapacidad para correr velocidad o para saltar por dolor.

 

Diagnóstico:

Es clínico, el médico de su confianza podrá valorar la funcionalidad de los músculos de la pantorrilla en base a la exploración física. Dependiendo del tipo de lesión y del grado de la ruptura a la exploración se palpa un defecto en el músculo.

El ultrasonido es un estudio de gabinete que nos ayuda a diferenciar entre solamente edema (inflamación) o desgarre. En caso de confirmarse el desgarre nos permite medir la longitud del mismo.

 

Tratamiento:

  1. Reposo del músculo afectado. Evitar el apoyo.
  2. Compresión con venda.
  3. Aplicación de hielo.
  4. Uso de calzado con tacón. La altura del tacón permite que los músculos de la pantorrilla descansen, el uso de un calzado plano favorece el dolor y el cansancio de estos músculos.
  5. Antiinflamatorios

Grupos musculares afectados en mayor frecuencia

 

Figura a. Músculo del recto anterior del muslo

Figura b. Gemelo medial

Figura c. Isquiotibiales

El retorno a la actividad deportiva dependerá de la severidad de la lesión. En caso de solamente tratarse de un tirón que ocasiono edema (inflamación) podemos iniciar con trabajo en agua, pesas al tren superior pero evitar deportes de impacto de 2 a 3 semanas.

En el caso de un desgarre debemos entender que el músculo perdió su forma, consistencia y tonicidad, por lo cual partamos del hecho de que ante un desgarre muscular tenemos que ser cuidadosos ya que si no respetamos el principio de protección de nuestro cuerpo esta lesión estará presente un tiempo prolongado. En el grado I el regreso a los deportes de impacto se estima entre las 3 y 4 semanas, en el de 2º grado entre las 4 y 5 y en el grado 3 cercano a la 6ª semana. Todo esto es buscando que el músculo se restablezca al 100% y nos permita continuar practicando deporte.