¿Qué es el menisco?

El menisco es una estructura conformada por fibrocartílago que tiene una consistencia fibroelástica (semiblanda, gomosa). Hay un menisco en la parte interna de la rodilla (menisco medial) y otro en la parte externa de la rodilla (menisco lateral).

 Función principal

  1. Amortiguar el impacto en la rodilla.
  2. Otorgar estabilidad a la rodilla al mejorar el contacto entre el fémur y la tibia.
  3. Contribuir a lubricar y a nutrir a la rodilla.
  4. Contribuir a evitar el desgaste adentro de la articulación, entre mas íntegros se encuentren menos desgaste puede haber en la rodilla

Las lesiones de menisco se clasifican en dos tipos:

  1. Traumáticas. Frecuentemente está de por medio una actividad deportiva.
  2. Por desgaste.

 

Mecanismo de lesión, ¿Cómo se lastima el menisco?

La lesión del menisco interno puede darse cuando se realiza una rotación hacia adentro de la rodilla y se mantiene la pierna fija a un punto de apoyo (suelo por ejemplo). Por su parte, el menisco externo se lesiona ante la rotación externa de la rodilla y de igual manera manteniendo la pierna fija a un punto de apoyo.

 

Los principales Síntomas son:

  1. Inflamación.
  2. Sensación de bloqueo.
  3. Inseguridad para caminar.

En ocasiones se puede tener un menisco roto y solamente molestar al girar la rodilla, en otros casos (que son la mayoría) el dolor es muy evidente y está acompañado de inflamación.

Diagnóstico

El diagnóstico generalmente es clínico, en el consultorio realizamos pruebas que nos ayudan a inferir esta lesión.

Estudios de gabinete para confirmar la lesión:

  1. Resonancia Magnética Nuclear. Es el estudio ideal para comprobar una lesión meniscal.
  2. Ayuda a inferir la lesión sin embargo no es confiable como lo es la Resonancia Magnética.
  3. Rayos X. No ayudan a ver directamente el menisco pero si nos ayudan a valorar los espacios de la articulación en donde indirectamente podemos sospechar como es el grosor del menisco. En una persona con desgaste articular avanzado habitualmente encontramos un espacio articular muy disminuido lo que nos hace pensar que el menisco está ya muy desgastado.

 

Tratamiento

  1. Siempre y cuando el menisco no esté roto y solo esté inflamado o desgastado.

Manejo con antiinflamatorios, aplicación de hielo local en la rodilla, terapia física y fortalecimiento muscular. Si con este manejo el paciente se encuentra realizando su actividad deportiva sin mayor complicación entonces se propone continuar con trabajo de fortalecimiento muscular.

 

  1. Quirúrgico.

Cuando se demuestra que el menisco está roto y que esta ruptura provoca incapacidad para llevar una vida normal en la exigencia del día a día (trabajo, deporte, etc.).

¿En qué consiste la cirugía?

Actualmente se realiza mediante artroscopia (mínima invasión) en donde el objetivo es restaurar la superficie del menisco, regularizándola o reparándola mediante sutura.

Hoy en día lo más importante es buscar preservar la mayor cantidad de menisco sano, remodelando el menisco a través de cortar solo la parte dañada o realizando sutura meniscal. Esta cobra cada día más importancia ya que de lograr el resultado deseado el paciente podrá contar con un menisco en buena forma y así poder continuar una vida deportiva más plena.

Es importante señalar que 3 de cada 10 pacientes no logran integrar la sutura y es entonces que debemos volver a entrar a cirugía para retirar el menisco que no logro integrarse. Sin embargo vale la pena intentarlo, para así salvar el menisco o lo más que se pueda de él.

La recuperación de la cirugía de remodelación meniscal es relativamente rápida, aproximadamente entre la semana 4 y la 6 se podría considerar el regreso al entrenamiento o a la competición dependiendo del caso.

Cuando se realiza sutura meniscal la recuperación es más larga ya que el apoyo inicia hasta la semana 5 siendo entonces que el deporte de impacto se podrá empezar hasta el 3er o 4o mes, dependiendo de la evolución y de la fuerza que tengan los músculos para ese momento.

Es entonces que un factor que nos ayuda a determinar el tiempo estimado para regresar a la actividad deportiva es el nivel de fuerza que se logre, aunado al respeto de los tiempos de recuperación que están ya muy establ