El desgaste articular de la rodilla denominada artrosis de rodilla es una enfermedad articular degenerativa que progresa lentamente en la cual se desgasta gradualmente el cartílago. Afecta a mujeres y  hombres.

 Las causas principales son:

  1. La edad, siendo el grupo de los mayores de 55 años el más perjudicado.
  2. El sobreuso, por ejemplo: la gente que camina mucho, trabaja largas jornadas de pie o los corredores de muchos años.
  3. La obesidad.
  4. La herencia, se ha visto que si la madre o el padre presentan o presentaron datos de desgaste articular puede repetirse en los hijos.
  5. Contar con una cirugía previa de rodilla, por ejemplo en la cirugía de menisco, ya que hasta hace algunos años cuando este se lesionaba lo retiraban por completo, hoy en día es una de las causas para desarrollar desgaste articular temprano.
  6. Lesión crónica de ligamento cruzado anterior, ya que este ligamento tiene dentro de sus funciones principales estabilizar a la rodilla y la falta de este ocasiona que la rodilla se encuentre inestable ocasionando en ella desgaste articular temprano al causar fricción continua de las superficies articulares.
  7. Enfermedades como la artritis reumatoide.
  8. Deformidades mecánicas de la rodilla como el varo o el valgo.

Los síntomas principales son:

  1. El dolor
  2. La inflamación
  3. La rigidez
  4. Falta de fuerza, sienten que la pierna “ se va”

El dolor es caracterizado por ser de inicio lento y progresivo hasta ser en ocasiones incapacitante. Este dolor se asocia a actividades como caminar, estar de pie, subir y  bajar escaleras o hincarse.

 

El Diagnostico se inicia en el consultorio en donde el paciente comenta los síntomas y observamos en ocasiones la dificultad para caminar, en la exploración física  palpamos la estructura ósea de la rodilla y encontramos dolor en ella a la manipulación. Complementamos el diagnostico con radiografías de la rodilla en donde se aprecian los signos radiológicos de la enfermedad caracterizados por disminución del espacio articular.

El tratamiento puede ser conservador o quirúrgico.

El conservador se basa en modificaciones al estilo de vida como no hincarse, no caminar tanto, no abusar del uso de escaleras,  evitar estar de pie y bajar de peso, el uso de bastón para caminar ayuda mucho también.  Otras medidas que nos ayudan a mejorar los síntomas son la fisioterapia, la aplicación de hielo local, medicación para proteger el cartílago, analgésicos y antiinflamatorio. El trabajo en gimnasio para lograr un buen fortalecimiento muscular ayuda a prevenir desgaste articular siempre y cuando se regulen bien las cargas, las repeticiones y se cuente con la asesoría adecuada.

El tratamiento quirúrgico se reserva para los casos en donde fallo el manejo conservador o  el desgaste evidenciado y la sintomatología son severos. La cirugía para tratar el desgaste articular de la rodilla puede ir desde una limpieza articular por artroscopia hasta la colocación de una prótesis total cuando el daño es más importante.

Hoy en día se evita entrenar subiendo y bajando escaleras ya que este ejercicio provoca un mayor desgaste en la rodilla. Actividades como la prensa de pierna y los desplantes son ejercicios en gimnasio que deben ser cuidados por un entrenador para que regule las cargas y las repeticiones.

Practiquen ejercicio, eviten subir de peso, no se esperen a que el dolor de la rodilla sea incapacitante, visiten a su médico de confianza para que los valore y les  dé una opinión a su molestia, la prevención es lo más importante, está en sus manos evitar o posponer una cirugía de rodilla.

Dr. Emmanuel Díaz de León Miranda